El equilibrio trabajo-familia es más simple cuando el jefe sabe cómo evaluar el desempeño

09.09.2016 | RRHH
Un artículo reciente publicado en la Harvard Business Review por Scott Behson, Profesor de Management de la Universidad Fairleigh Dickinson, plantea que cuando los jefes le dan a los empleados la posibilidad de administrar su vida laboral ganan mucho en efectividad. Para lograrlo, es clave medir el desempeño y no el tiempo que se destina.

Behson sostiene que una forma diferente de evaluar tiene implicancias positivas en el corazón mismo de una buena gestión de management. Y aconseja a los jefes y directivos hacer lo siguiente:

  • Definir el desempeño en términos de satisfacción del cliente, actividades importantes, y finalización de proyectos.
     
  • Utilizar regularmente el establecimiento de objetivos y sesiones de retroalimentación con los empleados, y hacer de la consecución de objetivos el núcleo de la evaluación del desempeño.
     
  • Entender qué aspectos del trabajo de los empleados se deben realizar en la oficina y cuáles permiten la posibilidad de trabajo flexible.
     
  • Permitir una mayor flexibilidad en cómo, cuándo y dónde se hace el trabajo, garantizando al mismo tiempo que se destine el tiempo suficiente en la oficina para promover la comunicación, la colaboración y la innovación.
     
  • Permitir gradualmente más libertad y flexibilidad a los empleados que se desempeñan bien para ir ganando su confianza.
     
  • Reconocer que podemos mantener, o incluso aumentar, los estándares de rendimiento en entornos profesionales mientras que podemos dejar de lado cómo se hace el trabajo.

El artículo original se puede leer pulsando aquí.

Añadir nuevo comentario