La ONU debate los conflictos de interés y el lobby de las empresas petroleras en las Conferencias Climáticas

18.05.2017 | Cambio Climatico

La organización Corporate Accountability International presentó un Informe que ofrece ejemplos de organizaciones de comercio y empresas que son miembros (Partes) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y que trabajan en hacer lobby para evitar los controles y la regulación ambiental. Este mes los delegados de la CMNUCC se sentarán a debatir el tema de los conflictos de intereses de las empresas en la Convención.


No es la primera vez que las empresas de petróleo son denunciadas por ejercer presión en un impulso desregulador contra las medidas y controles ambientales. Muchas de estas empresas han sido apoyadas por sus Gobiernos, como el caso de Gran Bretaña que se sumó a la presión y maniobras de gigantes del gas y del petróleo- como BP, Chevron, Shell y ExxonMobil- para persuadir a los líderes de la Unión Europea de que eliminen una serie de medidas de seguridad ambiental en la práctica del fracking. El vicepresidente Frans Timmermans fue el encargado de impulsar la agenda de la Comisión Juncker para lo que él llama una "mejor regulación", que implica reducir al mínimo la legislación del medio ambiente, la salud y la social.

Aunado a esto, los Estados Unidos, bajo la nueva administración de Trump, han nombrado a un equipo caracterizado por su escepticismo ante el cambio climático. Algunos son miembros de la industria petrolera, como el ex director de Exxon Mobil, que ahora es su Secretario de Estado. Además, a principios de año, Trump aprobó por decreto media docena de medidas que vienen a desmantelar la política ambiental de Obama, sentando una clara posición respecto al Acuerdo de París.

El informe que presenta en esta ocasión la organización Corporate Accountability International viene a sumar información a este tema. Presenta casos como el de la Cámara de Comercio de Estados Unidos que si bien ha criticado los objetivos establecidos en el Acuerdo de París se le sigue permitiendo asistir a la CMNUCC como miembro activo. Otro caso, también de los Estados Unidos, es el de la National Mining Association (NMA) que se autocalifica como “la voz clara de las mineras estadounidenses”. Pese al lobby ejercido en París, la NMA sigue manteniendo su estatus de observador ante la CMNUCC.  Finalmente, el BusinessEurope, que ha venido intentando bloquear agresivamente las políticas climáticas por años,  sigue participando como miembro activo.

Con las actuales políticas de la CMNUCC, representantes de la industria del carbón y el petróleo, que agresivamente promueven una agenda contraria, se sientan en los mismos salones donde delegados de los gobiernos Partes discuten políticas para solucionar el cambio climático. Todo pareciera indicar que el tema de los conflictos de interés entre las empresas y la CMNUCC es un punto crítico para garantizar que el Acuerdo de París se cumpla.  Por ello, en el mes de mayo los delegados de la CMNUCC se sentarán a debatir, por primera vez en más de 20 años, el tema de los conflictos de intereses de las empresas en la Convención. Se busca responder al pedido del año pasado de los delegados del sur global que solicitaron revisar los procedimientos y prácticas para identificar a las no-Partes y otros observadores que menoscaban las negociaciones porque sus intereses son contrarios al objetivo de la CMNUCC. Al momento, el informe destaca que más de 270 organizaciones empresariales e industriales tienen acceso a la CMNUCC, por lo que este debate no es menor.

Por su parte, inversores y sindicatos vienen presionando desde hace varios años que las empresas abandonen sus posturas negacionistas con respecto al cambio climático. Por ejemplo, en 2016 el fondo de inversión Azzad Asset Management Azzad  peticionó ante el Departamento de Justicia de Estados Unidos para que inicie una investigación sobre los gastos de lobby de la petrolera Exxon Mobil. La acción fue iniciada luego de la publicación de diversos reportes que indicaban que Exxon había apoyado organizaciones que promueven la negación del cambio climático. En apoyo a esta declaración de Azzad, la Unión de Trabajadores del Acero suscribió una resolución de accionistas que exigía a Exxon “ser más transparentes en sus gastos de lobby”.

Corporate Accountability International recomienda tomar acción urgente para proteger la política climática de la influencia manipuladora de la industria petrolera, por ello insta a los delegados de la CMNUCC a tomar una postura en contra del irreconciliable conflicto de interés. Esta medida se propone como solución necesaria para lograr el objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 °C con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5 °C. 

 

Descargar archivos adjuntos

Añadir nuevo comentario