La sustentabilidad: el factor oculto en la caída de la compra de Unilever por Kraft

21.02.2017 | Alimentos
El mundo de los negocios se vio sacudido estos días por la posibilidad, finalmente frustrada, de que Kraft Heinz comprara Unilever. Si bien la operación fracasó por motivos económicos, diversos analistas no descartaron que la disparidad de las culturas corporativas y las distinta posturas de los accionistas con respecto a la sustentabilidad hayan influido en la negativa de Unilever.

Kraft Heinz lanzó el viernes  una “oferta amistosa” para tomar el control de Unilever, para lo cual estaba dispuesta a pagar unos US$143.000 millones. Pocas horas después, Unilever emitió un comunicado afirmando que no veía "mérito ni financiero ni estratégico" en la oferta de Kraft. Finalmente, y luego de un fin de semana de nervios y llamados entre el CEO de Kraft y Paul Polman, CEO de Unilever, ayer lunes Kraft Heinz anunció que retiraba su propuesta.

Joe Lynam,  analista de la BBC para temas de negocios, encontró importantes diferencias entre ambas empresas. "Kraft Heinz está controlada por el multimillonario Warren Buffet y por la firma de inversiones brasileña grupo 3G. Esta última tiene una reputación merecida por ocuparse de recortar costos, independientemente de cómo esto afecte los puestos de trabajo o las fábricas", dijo.

"Unilever, por otra parte, tiene fama de hacer lo correcto en términos de responsabilidad social corporativa y de protección del ambiente, incluso si eso afecta sus ganancias", agregó.

"Parece que Kraft Heinz había subestimado tanto el valor intrínseco de Unilever como el reto de obtener el control de una compañía cuyos accionistas se iban a oponer a esa medida de forma ruidosa", comentó Martin Deboo, analista de Jefferies International. 

El analista financiero de Forbes, Tim Worstall, coincide con este enfoque y sostiene que mientras Unilever se ha promovido a sí misma como una compañía interesada en la sustentabilidad y la RSE, el Grupo 3G expresa “el más vicioso y posiblemente más rancio estilo de generación de valor capitalista”. Sin embargo,  Worstall encuentra una contradicción en esas voces que piden evitar que empresas que “sólo piensan en las ganancias” como el Grupo 3G “se apoderen” de empresas que están intentando “ir más allá y hacer las cosas bien”, pues de ese modo se deja entrever que las empresas sustentables generan menos valor y de ese modo se las perjudica. 

Finalmente, el analista de Royal Bank of Canadá, David Palmer, escribió que “el rechazo nos hace también preguntarnos si el foco de Unilever en sustentabilidad podría hacer que sea muy resistente a cualquier otro intento de Kraft".

Añadir nuevo comentario