Shell presenta un escenario que muestra cómo cumplir con el Acuerdo de París sobre Cambio Climático

03.04.2018 | Cambio Climatico

Shell ha estado desarrollando escenarios centrados en la energía durante casi 50 años, ayudando a generaciones de líderes de Shell, académicos, gobiernos y líderes empresariales a considerar posibles vías a la hora de tomar decisiones sobre cambio climático. El nuevo Escenarios de Shell propone visiones plausibles y desafiantes del futuro, considera tendencias reales y potenciales en política, demografía y tecnología. 


David Hone, Asesor en Cambio Climático de Shell,  trabajó en la preparación del “escenario Sky” y afirmó a los medios  que la propuesta se construye desde una perspectiva de mitigación de emisiones y se propone lo siguiente:

1. Mantener el aumento de la temperatura promedio global muy por debajo de los 2°C por encima de los niveles preindustriales y procurando limitar el aumento de la temperatura a 1,5°C por encima de los niveles preindustriales.

2. Alcanzar un máximo mundial de emisiones de gases de efecto invernadero lo antes posible;

3. Lograr un equilibrio entre las emisiones antropogénicas y las absorciones por sumideros de gases de efecto invernadero en la segunda mitad de este siglo.

El nuevo escenario Sky se está lanzando como una extensión de los dos escenarios globales existentes de Shell que ya están en uso: “Mountains” (Montañas) y “Oceans” (Océanos). Ambos escenarios publicados en 2013 alcanzan el objetivo de emisiones netas cero, pero no lo suficientemente temprano y rápido como para garantizar también que el aumento en la temperatura superficial promedio se mantenga muy por debajo de los 2°C, en lugar se propone un escenario de alrededor de 2,5 °C.

Los escenarios de montañas y océanos exploran vías sociopolíticas alternativas y su impacto en los desarrollos energéticos, pero el tema de las emisiones se deja abierto. Sky también adopta un enfoque basado en la realidad de los mecanismos actuales de desarrollo económico y de las políticas, pero luego se vuelve progresivamente impulsado por el ambicioso objetivo de lograr emisiones netas cero para 2070 dentro de las posibilidades tecnoeconómicas.

Al adoptar un enfoque de modelado basado en la realidad actual del sistema energético, pero luego combinado con un objetivo específico a largo plazo, Sky pretende ser tanto un escenario ambicioso como una herramienta realista para informar el diálogo. Este escenarios no es una propuesta de política, no defienden lo que se debe hacer, no son predicciones, ni planes comerciales, afrima Horne. "Los escenarios pueden revelar ideas útiles y mostrarnos los caminos potenciales que el mundo podría tomar. Algunos caminos son más plausibles que otros, pero todos desafían a la sociedad a tomar decisiones difíciles".

El nuevo escenario, llamado Sky (Cielo), proyecta una transición energética rápida que tiene lugar durante los próximos 50 años a medida que el Acuerdo de París entra en pleno funcionamiento y los países transfieren sus contribuciones nacionales (NDC) en dos ciclos quinquenales hasta la década de 2020 hacia un camino que alcanza las cero emisiones en el sistema de energía para 2070.

El nuevo escenario  Sky identifica siete cambios principales para las próximas décadas para lograr el éxito:

  • Un cambio en la mentalidad del consumidor es clave. Se necesita que las personas elijan preferentemente opciones bajas en carbono y de alta eficiencia para satisfacer sus necesidades de servicio de energía.
  • Un cambio radical en la eficiencia del uso de la energía conduce a ganancias por encima de las tendencias históricas.
  • Los gobiernos necesitan adoptar mecanismos de fijación de precios de carbono a nivel mundial a lo largo de la década de 2020, lo que genera un costo significativo de CO2 integrado en los bienes y servicios de consumo.
  • La tasa de electrificación de la energía final se triplica, y la generación de electricidad mundial alcanza un nivel casi cinco veces superior al de hoy.
  • Las nuevas fuentes de energía crecen hasta cincuenta veces, y la energía primaria de las energías renovables eclipsa a los combustibles fósiles en la década de 2050.
  • Se construyen unas 10 000 grandes instalaciones de captura y almacenamiento de carbono, en comparación con menos de 50 en funcionamiento en 2020.
  • Se logra una deforestación neta cero. Además, un área del tamaño de Brasil reforestado ofrece la posibilidad de limitar el calentamiento a 1.5 ° C, la ambición final del Acuerdo de París.

El escenario también plantea algunos desafíos, muestra que lograr emisiones netas cero en solo 50 años es técnicamente posible, pero que no hay margen para la interrupción, las tecnologías estancadas, el despliegue demorado, la indecisión de las políticas o el seguimiento nacional

Más bien, requiere una aceleración rápida en todos los aspectos de una transición energética y marcos de política particularmente sólidos que se dirijan a las emisiones. El éxito solo puede lograrse a través de un proceso amplio que sea adoptado por las sociedades, liderado por los gobiernos, y coordinado a la ligera por organizaciones como la CMNUCC, la UE, la ASEAN y otros.

Shell viene hace meses colaborando con el Programa Conjunto del MIT sobre Ciencia y Política del Cambio Global. Utilizaron su marco de Modelización Integrada del Sistema Global (IGSM) para evaluar el aumento en la temperatura superficial promedio global que podríamos ver bajo la transición del escenario Sky, que llevó al reconocimiento de que la ambición extendida del Acuerdo de París, limitar el aumento de la temperatura a 1.5 ° C, todavía era una posibilidad.

No sería solo la transición energética la que podría brindar eso, sino la adición de un programa significativo y rápido de reforestación que ocurriría en todo el mundo. Las soluciones basadas en la naturaleza (NBS) serán muy importantes en las próximas décadas.

Descargar archivos adjuntos

Añadir nuevo comentario