Arrancó el Foro Económico de Davos

Bolsonaro anuncia que el Amazonas está abierto a los negocios

23.01.2019 | Cambio Climatico

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, abrió la agenda de la primera jornada del Foro Económico Mundial de Davos con un discurso que habló sobre “balancear” el cuidado ambiental y el "muy necesario desarrollo económico" e invitó a los líderes a invertir en la “explotación de los recursos de Brasil”. 


El Foro Económico Mundial de Davos inició este martes con ausencias destacadas, entre ellas los mandatarios de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido quienes no participaron de la cumbre por las turbulencias políticas en sus respectivos países. El cambio climático fue uno de los asuntos más emblemáticos de esta reunión, y América Latina una de las regiones mejor representadas en cuanto a jefes de Estado.

Entre lo más destacado del lanzamiento del Foro fue el discurso del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que destacó las “riquezas” de Brasil por ser una “tierra de bosques, minerales y oportunidades comerciales”,  invitando a la audiencia de líderes empresarios a visitar el Amazonas y a invirtir en la explotación de los recursos naturales del país.

“Brasil es el hogar de la mayor biodiversidad del mundo y tenemos abundantes recursos minerales. Queremos involucrarnos con socios que dominan la tecnología para que este matrimonio se traduzca en progreso y desarrollo para todos. Nuestras acciones, no se equivoquen en absoluto, sin duda lo atraerán para aprovechar grandes oportunidades de negocios", destacó el mandatario.

El tan esperado discurso de Bolsonaro es el primero que realiza en el exterior luego de su nombramiento.  El nuevo presidente ha sido cuestionado por los especialistas en sustentabilidad por sus compromisos de abrir el Amazonas a la minería y la agricultura, promesa que se materializó al fusionar el Ministerio de Ambiente con el de agricultura. El nuevo ministro de medio ambiente, Ricardo Salles, ya comenzó a cumplir con este perfil de gobierno al suspender todas las asociaciones con organizaciones de la sociedad civil durante tres meses, en un movimiento que el periódico O Globo llamó una "guerra contra las ONG".

Asimismo, en uno de sus primeros decretos ejecutivos, Bolsonaro transfirió amplios poderes regulatorios sobre la explotación comercial de la Amazonia al Ministerio de Agricultura, que es más amigable con el sector privado que las agencias de protección ambiental o de los derechos de los pueblos indígenas.

Durante la campaña electoral de 2018, Bolsonaro amenazó con retirarse del Acuerdo de París sobre el cambio climático, una decisión sobre la cual ha retrocedido, siempre que el acuerdo no afecte la soberanía del país sobre las tierras indígenas. Una posición que confirmó a los ejecutivos en Davos el martes, informó Folha de São Paulo.

El riesgo de abrir el Amazonas a los negocios viene del lado de su impacto en el cambio climático, indica Zeke Hausfather, uno de los principales autores del reciente artículo de la prestigiosa revista Science que advierte que los océanos se están calentando un 40 por ciento más rápido de lo que anticipó el panel de las Naciones Unidas sobre el cambio climático hace cinco años.

En una entrevista con Andrés Oppenheimer en La Nación, el científico destacó que hay un creciente temor en la comunidad científica de que Brasil se convierta en un problema adicional si Bolsonaro sigue adelante con sus planes de explotación comercial de partes del Amazonas. 

Según el científico, "si Brasil realmente decide que no le importa la selva tropical en absoluto, que solo quiere convertirla en tierras de cultivo, podría ser una catástrofe".

Otras críticas provienen de las organizaciones indígenas presentes en el Foro.  José Gregorio Mirabal, coordinador general de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca del Río Amazonas (COICA) instó a los asistentes a Davos a "no distraerse con los esfuerzos del presidente Bolsonaro para calmar a los inversionistas interesados ​​en invertir en Brasil". En cambio, dijo Mirabal, los líderes deberían combatir cualquier movimiento que acelere la deforestación o amenace los derechos indígenas advirtiendo a Bolsonaro de las consecuencias en el mercado y la economía brasileña.

"El resultado de los planes de desarrollo del presidente Bolsonaro implementará un genocidio y un desastre ambiental en una escala que el mundo no ha visto antes", agregó.

En 2018, bajo la administración anterior, la deforestación alcanzó un máximo de diez años. Durante el período electoral, con una victoria anticipada de Bolsonaro, la pérdida de bosques aumentó un 50% en un año.

Una encuesta realizada por el Foro de Davos se encontró que las amenazas ambientales son ahora el mayor peligro para la economía global, y la preocupación es cada vez mayor que la cooperación entre los países sobre el tema se está rompiendo. Sin embargo, se cuestiona que los líderes no aplican estas ideas en sus prácticas y un indicador es el aumento en la cantidad de vuelos privados. En este nuevo Foro aumentaron de 1200 a 1500 vuelos privados, indicó la compañía aérea Air Charter Service (ACS).

Como noticia positiva de la región, la empresa chilena TriCiclos recibió en Davos el premio “The Circulars”, en la categoría “Dell4Good”, el mayor y principal premio a la economía circular que existe en el mundo. 

Añadir nuevo comentario