La OMS realizó la primera Conferencia sobre Contaminación del Aire y Salud

15.11.2018 | Cambio Climatico

La Primera Conferencia Mundial sobre Contaminación del Aire y Salud se celebró durante dos días en la sede de la OMS en Ginebra. Funcionarios gubernamentales y expertos en salud de más de 100 países se reunieron para incluir el tema de la contaminación del aire en la agenda global. Se presentaron 81 compromisos sobre aire limpio, incluido compromisos de cuatro países latinoamericanos.


“Las emisiones de CO2 no son sólo un problema ambiental sino una emergencia de salud pública”, indicó Christiana Figueres, ex Jefa del Clima de la ONU durante la apertura de la Conferencia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) organizó la primera conferencia que aborda la relación entre la contaminación del aire y la salud, con el objetivo de evidenciar la conexión entre el Cambio Climático y la salud pública de cara a la COP24 en Polonia.

Se trata de pensar este desafío como una cuestión clave ya que las emisiones afectan la salud de nuestro hijos y eso no puede hacernos pasar por alto este tema”, agregó Figueres.

Según un informe publicado por la OMS y presentado en la conferencia, nueve de cada diez niños en todo el mundo respiran aire tóxico, lo que perjudica su salud y su desarrollo. Asimismo, unos 600 mil niños murieron en 2016 a causa de infecciones respiratorias agudas de las vías respiratorias bajas causadas por el aire contaminado.

El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, explica al respecto: «El aire contaminado envenena a millones de niños y está arruinando sus vidas. No podemos permitirlo. Todos los niños deberían respirar aire limpio para crecer y desarrollarse plenamente». Tedros explicó en una entrevista a The Guardian que la contaminación del aire era "el nuevo tabaco" en términos de su impacto en la salud pública, ya que el simple acto de respirar mata a 7 millones de personas por año.

En el último día de la conferencia, los gobiernos nacionales y regionales se comprometieron a brindar a sus ciudadanos un aire más limpio: 25 países, 8 ciudades, 4 regiones, 15 organizaciones e instituciones intergubernamentales y 29 ONG han prometido compromisos de aire limpio, lo que hace un total de 81 compromisos.

Las promesas hechas por el Reino Unido para proporcionar aire limpio a sus ciudadanos realmente se destacan. El gobierno británico se comprometió a movilizar 3.5 billones de libras para impulsar un plan para reducir las emisiones dañinas del transporte y a prohibir la venta de diésel convencional para 2040.

América Latina estuvo presente en la conferencia, aunque sólo cuatro países presentaron sus compromisos sobre aire limpio.

Brasil: Aprobó las nuevas etapas del Programa Nacional de Control de Emisiones Vehiculares (PROCONVE) para fines de año. El Área Metropolitana de Sao Paulo es un caso único en todo el mundo debido al uso extensivo de biocombustibles, en particular el etanol, por su gran flota de casi 8 millones de automóviles. Las normas brasileñas de emisiones vehiculares (denominadas PROCONVE, Programa para el Control de Emisiones de Contaminación del Aire por Motor Vehículos) dicta durante los últimos 30 años los estándares de emisiones vehiculares bajo normas nacionales e internacionales (factor de emisión para LDV ahora en la fase 6 y HDV en fase 7).

Con India y China avanzando para implementar los estándares de emisión Euro VI, IBAMA, la agencia dependiente del Ministerio de Medio Ambiente de Brasil, anunció que buscará implementar estándares equivalentes en 2020 para autobuses urbanos y 2022 para otros vehículos pesados.

Por su parte, Chile anunció el compromiso de incorporar la “Salud ambiental” como objetivo en la Estrategia Nacional de Salud 2021-2030.

Colombia se comprometió a implementar nuevos estándares de calidad de aire, al igual que la Política CONPES. El Gobierno nacional mediante la aprobación del documento CONPES de Política para el mejoramiento de la calidad del aire garantizará la prevención y control de la contaminación con estrategias que mejoren la gestión de este recurso. Se estiman inversiones de $16.637 millones entre 2019 y 2028 para la implementación de la política.​

Finalmente, Costa Rica se comprometió a que los contaminantes más riesgosos como el PM2.5 se reducirán para cumplir con las guías de la OMS.

La Conferencia cerró con la conclusión de que “esta crisis de contaminación del aire es tan trágica porque se puede prevenir” pero aún no se logran avances. En el cierre la OMS lanzó una nueva Plataforma de Acción Mundial de Energía y Salud que buscará alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 3 sobre salud y bienestar, y el número 7 sobre energía asequible y no contaminante.

Añadir nuevo comentario